PELO: DECÁLOGO DE VERDADES Y MENTIRAS

La pérdida de pelo supone uno de los problemas dermatológicos más frecuentes en la población y que más puede afectar la calidad de vida de los pacientes. Debemos considerar la caída de cabello como un problema médico que requiere un adecuado diagnóstico para seleccionar el mejor tratamiento. Sin embargo, es frecuente ver en la consulta cómo algunos pacientes con alopecia acuden después de haber realizado múltiples tratamientos inútiles para la caída de pelo, todo ello debido a la desinformación por no haber recibido una correcta valoración médica.

A continuación enumeramos un decálogo de verdades y mentiras de las alopecias que todo paciente debería conocer:

1.- El corte de pelo frecuente hace que el cabello salga con más fuerza. FALSO. El crecimiento del cabello es un proceso que tiene lugar a nivel de la raíz del folículo, debajo de la piel del cuero cabelludo. El tipo o la frecuencia del corte de pelo no influye en la fuerza, diámetro o la velocidad de crecimiento del cabello.
2.- El lavado frecuente del cabello con champú puede hacer que se caiga más el pelo. FALSO. El champú sirve para mantener el cabello limpio y para tratar ciertos procesos de la piel del cuero cabelludo, como la dermatitis. Por tanto, el lavado diario del cabello con champú no hace que se caiga más, ni menos. De la misma forma, el champú de caballo NO tiene ningún efecto beneficioso sobre la caída de cabello.
3.- El uso de gorras, casco de la moto o gominas ahoga el pelo y hace que se caiga más. FALSO. En general, los productos aplicados “de cuero cabelludo para fuera” pueden afectar al aspecto estético del pelo, pero no actuarán sobre la raíz, por lo que no harán que se caiga más el pelo. Es por ello que el uso de gorras, cascos, gominas, lacas o tintes no hará que empeore una alopecia. Eso sí, puede modificar el aspecto cosmético del cabello.
4.- Hoy por hoy no se ha demostrado que el tratamiento con láser sea efectivo para la alopecia androgénica. VERDADERO. No existen evidencias para avalar el uso del láser para el tratamiento de la alopecia androgénica.
5.- A pesar de que mi padre y mi abuelo son calvos, no tengo por qué ser calvo. VERDADERO. La alopecia androgénica viene determinada en parte por la genética y en parte por las hormonas masculinas (andrógenos). Aunque el tener antecedentes familiares hace que sea más frecuente el desarrollo de alopecia, una persona con antecedentes de calvicie no obligatoriamente desarrollará alopecia.
6.- No existe ningún tratamiento efectivo para la alopecia excepto la cirugía: FALSO. Dependiendo del tipo de alopecia, puede prescribirse tratamiento médico efectivo. Por ejemplo, en el caso de la alopecia androgénica del varón, el finasteride oral ha demostrado ser un tratamiento efectivo y seguro.
7.- La alopecia en los varones no tiene ningún tratamiento efectivo, por eso vemos habitualmente muchas personas calvas: FALSO. El tratamiento para la alopecia androgénica del varón, cuando se inicia de forma precoz, consigue que el paciente no se quede calvo.
8.- El finasteride es un tratamiento muy peligroso. FALSO. El finasteride se considera globalmente como un tratamiento efectivo y seguro para la alopecia androgénica del varón. Como todo medicamento, puede tener efectos adversos, pero en este caso, la baja dosis de finasteride requerida para el tratamiento de la alopecia hace que sea un tratamiento muy seguro con efectos adversos poco frecuentes (menos del 2% de pacientes tratados), siendo en general de carácter leve y transitorio.
9.- La caída de pelo es un problema estético que no requiere una valoración médica. Al médico debemos ir cuando tenemos alguna enfermedad. FALSO. La caída de pelo puede estar producida por múltiples tipos de alopecia que deben ser diagnosticadas correctamente para poder seleccionar el mejor tratamiento.

10. La Tricología es la ciencia que se ocupa del cabello, siendo una parcela muy importante de la Dermatología. VERDADERO