CONSEJOS CAPILARES

CONSEJOS PARA PACIENTES CON PROBLEMAS CAPILARES

A diferencia de hace unos años, hoy la ciencia médica dispone de armas eficaces para, en la mayoría de los casos, solucionar los problemas capilares.
No se obsesione con su problema.

Evite el “ curanderismo” o las mal llamadas clínicas capilares.

Es triste, ya que se nos cae el pelo, que además “nos tomen el pelo”.

Los tratamientos eficaces, en su gran mayoría, pueden seguirse desde casa. Son cómodos de realizar aunque largos en el tiempo. Pero le aseguro que, cuando el paciente se acostumbra a ellos, se convierten en algo tan rutinario como lavarse la boca con el dentífrico adecuado cada día.

Desconfíe de todo lo que implique acudir cada pocos días a que le  masajeen la cabeza o le pongan ampollas milagrosas.

Evite los montajes comerciales, correrá con suerte si sólo pierde su dinero.
Debe saber que el cabello es algo vivo que nace, crece, se cae y vuelve a salir un pelo nuevo. Estos ciclos se repiten cada cierto tiempo por lo que es normal que cada día se caigan decenas de cabellos.
Por lo anterior, es fácil comprender que a un señor calvo no se le caerá ni un cabello al día y a una señora con un cabello cargado ( con mas folículos para renovar ) se le pueden caer hasta 100 diarios.
Es importante estar cómodo, sin picores, escamas o caspa. El cabello se debe de lavar cada vez que esté sucio, como si es a diario, pero no es conveniente lavarlo si está  limpio. Debe hacerse en la ducha, no en el lavado, pues en la ducha se puede enjuagar mejor para no dejar restos de champú. Asimismo, es conveniente que al agua esté templada puesto que la mayoría de los champús son fabricados para que emulsionen favorablemente a esta temperatura.
Debemos secar bien el cabello después de lavarlo, incluso con secador si fuera necesario. En este caso, se utilizará siempre difusor para evitar que el cabello se dañe. Nunca debemos acostarnos con el cabello húmedo o salir a la calle con el pelo mojado. Si se hiciera esto, se produciría un efecto rebote y el pelo se ensuciaría y engrasaría muy rápidamente de nuevo.
Los tratamientos deben ser cómodos de realizar, no deben esclavizarnos, pero debemos ser constantes en su aplicación, pues sus resultados normalmente no se aprecian hasta transcurridos varios meses.
Lo más importante es tener un Diagnóstico dermatológico de cómo se llama su problema: Alopecia Seborreica, Alopecia Areata,  Alopecia Fibrosante,Efluvio telógeno, etc por citar algunos ejemplos.
Ciñéndonos al problema capilar más frecuente, que es la Alopecia Seborreica de Minituarización, lo más importante es el TRATAMIENTO DE BASE, que normalmente consiste en formulaciones individualizadas de Finasteride por vía oral y Minoxidil por vía tópica, entre otras cosas.
Estos tratamientos, con los cambios o modulaciones pertinentes cada cierto tiempo para mantener su eficacia , nos permiten en el peor de los casos, hacer que el problema avance lo más lentamente posible y, en muchos casos, que el problema se detenga. Por ello es fundamental el diagnóstico precoz y empezar cuanto antes con el tratamiento indicado.
En algunos casos no quedara más remedio que usar algunas armas terapéuticas complementarias como inyecciones hormonales en cuero cabelludo, MAG de cuero cabelludo, PRP (plasma rico en plaquetas) o incluso el injerto capilar.
En estos supuestos, el TRATAMIENTO DE BASE no se suspenderá puesto que tratará y cuidará no sólo la zona del cuero cabelludo en la que tenemos el problema (zona receptora de un posible implante capilar) sino la zona dadora (zona de la que tendremos que extraer los folículos de un futuro implante).
Es por ello que los pacientes trasplantados también tendrán que seguir realizando el TRATAMIENTO DE BASE si no quieren perder la eficacia de su trasplante.